La obsesión de Ford


2017-02-25 00:02 Fórmula 1 Por: Aleix Generó

¿Cuál fue el experimento de Ford fruto de su obsesión por simplificar el motor de sus vehículos? Se trata de un Ford Fiesta de 1993 con motor de 2 tiempos que fue fabricado por el departamento de I+D para probar la viabilidad de estos motores en utilitarios y subcompactos. La idea era sacar partido de las ventajas que presenta un motor de 2 tiempos. ausencia de válvulas convencionales, mayor simplicidad en la fabricación, menor masa y ocupación de espacio.

En el motor diseñado por Orbital, la gasolina y el aire se mezclaban con el aire ya comprimido, y la admisión de la mezcla en la cámara se realizaba, con la lumbrera de escape cerrada, por la parte superior de la culata y no por la inferior. De esta forma, se controlaba mejor la estratificación de la carga para cada momento, y se podía trabajar con mezclas más pobres.



Desde luego, el Ford Fiesta 2t no fue el primer ni único coche con motor de dos tiempos. Tras la Segunda Guerra Mundial, fueron varios los fabricantes que buscaron en estos propulsores una alternativa viable. Quizá de ellos haya quedado en el imaginario colectivo, pero hubo varios más, como por ejemplo, el Trabant o el Auto Union 1000, por citar algunos. También a destacar, que este tipo de motor, lo utilizó Pininfarina en algunos vehículos. Este fue el intento de Ford por plasmar la obsesión por ocupar menos espacio. 


Comenta con Facebook



Artículos Relacionados