La genialidad que rompió la maldición de Riazor


2017-08-19 10:08 Deportistas Por: Aleix Generó

Karim Benzema culminó una genialidad de Guti de tacón en Riazor y terminó con la maldición.

El Real Madrid logró la victoria en Riazor ante el Deportivo de la Coruña (1-3) acabando con la maldición del campo gallego, en el que llevaba 19 años sin ganar. La genialidad de Guti fue decisiva para lograr tres puntos imprescindibles para seguir luchando codo con codo con el Barcelona.



Los blancos llegaban con una plaga de bajas al peor escenario posible, pero las numerosas lesiones de los madridistas resultaron beneficiosas. Pellegrini se vio obligado a alinear con todos sus 'jugones' de medio campo, y el resultado fue perfecto. Xabi Alonso, Granero, Guti y Kaká controlaron el partido a la perfección, imponiendo su voluntad ante un Depor que acusó más sus bajas.

La ausencia de Filipe Luis dejó a los coruñeses sin su puñal por la izquierda y el dominio del Madrid fue absoluto. Las numerosas llegadas tuvieron su premio en una buena jugada que acabó con el balón en la cabeza de Granero, que encarriló el partido con un buen testarazo. Esta vez no se conformaron los merengues con la ventaja inicial y fueron a por más. Sin embargo, el mejor momento del partido iba a llegar en un fulgurante contragolpe, el balón llegó a Guti y en su mano a mano con el portero sorprendió a todos dejándole el balón a Benzemá de soberbio taconazo.

El francés no tuvo más que empujar el balón ante la admiración de todos los que veían el partido. El ritmo en la segunda parte fue mucho más pausado. El dominio madridista era menor, pero al Depor le faltaba un punto de ambición, hacía mucho que el Madrid no se sentía tan cómodo en el feudo gallego, tocando sin descanso. La entrada de Riki revolucionó un poco el juego del Depor, y suyo fue el gol que daba esperanzas a los de Lotina, tras provocar el mismo un penalti.

Pero poco duró la alegría en los locales, pues el Madrid sentenció con otro gol de Benzema, que por fin protagonizó un buen partido adornado además con dos goles. Y en un día en el que Raúl, titular tres meses después, pasó totalmente desapercibido. En definitiva, importante victoria del Real Madrid en la que posiblemente era la salida más complicada que le quedaba en la segunda vuelta y una buena forma de decir que no le va a poner fácil el título de Liga al Barcelona.


Comenta con Facebook



Artículos Relacionados