La cuesta de septiembre se hace eterna para el R.Madrid


2017-09-21 12:09 Deportistas Por: Aleix Generó

El Real Madrid se colocó a 7 puntos del liderato liguero en la quinta jornada. Los blancos fueron un manojo de nervios durante todo el partido. Mateu Lahoz desquició al equipo, que al final tiró de una heroica que se le rebotó al contragolpe.

Sanabria al contragolpe hacia buena la frase de “a veces, que cruel es el fútbol”. Al partido ya solo le quedaba un suspiro y cuando el Real Betis se veía a venir un gol heroico de esos que mete el Santiago Bernabéu, le cayó un contragolpe mortal, fugaz e inapelable para que los blancos sumasen la primera derrota de la temporada en partido oficial y se distanciasen completamente del título doméstico en pleno mes de septiembre.



El primer minuto, vayamos partes, ya fue un serio aviso de que los verdiblancos no iban de paseo al Santiago Bernabéu. Los equipos de Quique Setién se le atraviesan a Zinedine Zidane (que se lo digan, si no, tras los dos empates ante Las Palmas la pasada temporada) el técnico supo jugar en Chamartín y se salió con la suya a pesar de que el Real Madrid sacó a su equipo de gala, muy probablemente. Carvajal (minuto 3) ya había sacado un balón de Sanabria bajo palos y Keylor ya se tenía que esmerar en la primera llegada bética. No era una visita cualquiera…

El Real Madrid no jugó un mal partido, siendo sinceros, mereció ganar, pero le faltó pegada. Cristiano Ronaldo de tacón buscaba un golazo que hubiese levantado el Bernabéu en el día de su reaparición liguera. Por cierto, en la misma jugada ya se debía de apuntar la primera polémica del partido por mano de Javi Garcia (minuto 9) dentro del área. Mateu, desquició todo el partido al madridismo y ahí ya se pedía el primer penalti. Más clarividente, en el mismo minuto de partido, fue el que le hizo (de nuevo) el ex canterano Javi García sobre Marcelo por detrás y sin balón. El colegiado, en su afán de protagonismo, dejaba seguir las jugadas y el Bernabéu empezaba a entonar su grito de “corrupción en la Federación”.

Mientras la polémica acechaba en el Bernabéu la tenía, de nuevo, el Betis (minuto 14) con un disparo de Camarasa que hizo volar a Keylor Navas en un disparo que de haber cogido portería estaría entre los golazos del campeonato. El equipo y el público merengue empezaban a impacientarse y empezaban a captar que la visita de Setién era dificultosa. Luka Modric cogía galones (primera mitad soberbia del croata) y Adán empezaba a ser el clavo ardiendo al que se agarraban los béticos para puntuar en la capital de España.

Sus constantes pérdidas de tiempo, tampoco señaladas por Mateu, hacían rugir a los poco más de 65.000 asistentes que vieron in-situ el batacazo madridista en directo. La más clara para el Real Betis, con permiso de la primera, la tuvo Fabian para hacer sacar una palomita tremenda de Keylor Navas (minuto 33) y seguir haciendo creer a la afición de su equipo que podían sacar petróleo del Bernabéu. Si la parada de Keylor Navas fue sensacional, ni hablemos de la de Adán a bocajarro (min 43) cuando la primera mitad daba sus últimos pasos. Isco lo hizo fantástico con el quiebro y Adán aguantó estoico para llegar al descanso con la igualada inicial.

El segundo tiempo empezó con el mismo guion, e incluso con un Madrid más acelerado. Cristiano fallaba goles cantados y los minutos iban pasando. Los visitantes seguían con sus pérdidas de tiempo y el Real Madrid, fruto de los cambios, no se daba cuenta por momentos ni de las sustituciones y quería jugar con 12 jugadores. El equipo era una sombra de lo visto en el brillante mes de agosto. Carvajal, Cristiano, Bale (de tacón), Mayoral…Nadie era capaz de rematar en la ruleta rusa de centros que generó Zinedine Zidane con las sustituciones (Isco y Modric abandonaron el campo).

El modo-centrismo se convirtió en tendencia para el Real Madrid en los últimos minutos y había una agría sensación de que no era el día para la heroica. La heroica se rebotó tal y como se le está rebotando al Real Madrid el dichoso mes de septiembre que le está alejando del título. El Real Betis se tiró al ataque en el último contragolpe del partido. Centro desde la frontal del área de Barragán y remate en solitario de Sanabria (minuto 93) para el deleite verdiblanco y para que la fiesta final fuese del Betis que asaltó el estadio del vigente campeón y que le complica de sobremanera al Real Madrid la lucha por la 34ª Liga esta temporada. Tocará remar y no hay tiempo para lamentaciones, lo próximo será en Mendizorroza ante un Alavés muy necesitado de victoria y que será una ‘piedra’ más antes de visitar Dortmund en la segunda jornada de Champions. El Real Madrid se mete en problemas…


Comenta con Facebook



Artículos Relacionados