El 'maleficio' que arrastra Cristiano en Anoeta


2017-09-16 12:09 Curiosidades Por: Aleix Generó

El crack portugués lleva desde 2011 sin pisar el césped del estadio de Anoeta.

La sanción del Comité de Competición Cristiano Ronaldo está dando sus últimos coletazos. El astro portugués no podrá jugar en San Sebastián este próximo domingo y cumplirá su último partido de condena allí. Un estadio en el cuál no se ha visto a CR7 por allí, apenas, y que le hace arrastrar un gran maleficio en sus espaldas.



En 2010, Cristiano Ronaldo, jugaba ante la Real Sociedad en Anoeta y marcaba un gol con mucha historia. Muchos se lo adjudicaron a Pepe, que llegó a tocar el balón en un lanzamiento de falta directa, y otros al portugués. Una historia rara que recordará siempre Cristiano ya que la arrastra en todos los récords que va batiendo. Esa visita y la siguiente serían las últimas del luso allí. En octubre de 2011, concretamente el día 29, fue el último partido que jugó el de Madeira en casa de los Txurri-Urdin.

En 2013, Cristiano no jugó por molestias en la espalda. Al año siguiente, con Ancelotti en el banquillo, se le reservó ya que tenía mucha carga en sus piernas y se antojaba vital para la conquista de la Décima. En 2015, a principios de temporada, también descansó. En 2016 estaba lesionado y en la pasada temporada, otro partido tempranero en Anoeta, y otro partido que se perdía el ‘7’ merengue por lesión.

Seis años dura la maldición de CR7 en San Sebastián y este próximo fin de semana la seguirá alargando por la sanción que le impuso la RFEF de forma bochornosa por culpa de Ricardo de Burgos Bengoetxea. En los años venideros, prácticamente, Cristiano no ha hecho falta en el campo. Este año, con los dos empates consecutivos precedentes solo le vale la victoria al Real Madrid y lo hará sin el Cristiano más determinante de los últimos tiempos…

Bale vuelve a Anoeta:

Gareth Bale necesita reencontrarse con su fútbol para evitar situaciones como la vivida ayer con la afición madridista. Al galés, que tiene total compromiso con el equipo, no le están saliendo las cosas y le está faltando fortuna en el inicio de temporada. Ahora, sin Cristiano, se le necesita más que nunca.

Anoeta es un escenario perfecto para volver a ver al mejor Bale. Sus goles allí le avalan. En las últimas temporadas, sin Cristiano Ronaldo en el campo, le ha tocado tirar del carro madridista en San Sebastián y lo ha hecho a las mil maravillas.

Este domingo le tocará volver a hacer el papel del astro luso en el campo y lo hará en una situación muy delicada. Sin Cristiano, sin Benzema y con Asensio tendrá que conseguir tres puntos vitales ante el colíder para seguir el pistón en la tabla.

Los dos empates inesperados en el Santiago Bernabéu (Valencia y Levante) no dejan lugar a la tregua. El Real Madrid necesita volver a ver la mejor versión de Gareth Bale y ahora tocará esperar su resurrección, una temporada más. Todavía no le den por caído…

El mercado brasileño es madridista:

El Real Madrid ha fichado a Rodrigo Antonio Rodrigues y ha seguido aumentando su nómina de jugadores brasileños en la historia del club. El prometedor mediapunta del Gremio Novorizontino no llegará, como Vinicius Jr, hasta cumplir los 18 años, aunque hay quién ya habla maravillas sobre él.

Otro golpe más en el mercado brasileño, una de las grandes especialidades del Real Madrid gracias a sus ojeadores madridistas (Juni Calafat, es el culpable). Con Rodrigo se vuelve a conseguir a un futbolista brasileño y el conjunto merengue, una vez más, rompe con todos los esquemas y se lleva a otra promesa.

Lo hizo en el pasado con casos de éxito con brasileños de la talla de Roberto CarlosMarcelo u Casemiro y también con poco éxito como con Robinho, por ejemplo. Sin embargo, la línea de los últimos años y las dos llegadas de dos jóvenes cracks potenciales han dado ilusión al madridismo de Brasil.

Casemiro abrió la ‘veda’ y la siguieron Lucas Silva o Willian José, con menos éxito que el mediocentro de la canarinha, ahora Vinicius Jr y Rodrigo son los próximos que apuntan alto hacia el Bernabéu. Los ojeadores, mientras, seguirán vigilando a jugadores como Allan y Vitao para que no se escapen, tal y como pasó con Gabriel Jesús y el Manchester City, y asegurarse una generación de oro del fútbol carioca.


Comenta con Facebook



Artículos Relacionados